Admiral Markets Group consta de las siguientes empresas:

Admiral Markets Pty Ltd

Regulada por la Australian Securities and Investments Commission (ASIC)
Página web disponible sólo en inglés
CONTINUAR

Admiral Markets Cyprus Ltd

Regulada por la Cyprus Securities and Exchange Commission (CySEC)
Página web disponible sólo en inglés
CONTINUAR

Admiral Markets UK Ltd

Regulada por la Financial Conduct Authority (FCA)
CONTINUAR
Nota: si cierras esta ventana sin elegir una empresa, te comprometes a continuar según la regulación del FCA del Reino Unido.
Nota: si cierras esta ventana sin elegir una empresa, te comprometes a continuar según la regulación del FCA del Reino Unido.
Regulador fca

Todo sobre el Quantitative Easing [flexibilización cuantitativa]

A lo largo de los últimos años se ha convertido en algo habitual leer titulares relacionados con el Quantitative Easing (QE) o la flexibilización cuantitativa, sin embargo, no son muchos los que entienden con exactitud en qué consiste este programa pese a que es una de las medidas más importantes adoptadas por el Banco Central Europeo (BCE) en su historia más reciente para hacer frente a la crisis del euro.

Como este concepto genera dudas, a continuación, te vamos a contar todo lo que necesitas saber sobre el Quantitative Easing o la flexibilización cuantitativa.

Quantitative Easing

En este artículo daremos respuesta a las siguientes preguntas:

  • ¿Qué es la flexibilización cuantitativa?
  • ¿En qué consiste el Quantitative Easing?
  • ¿Por qué los bancos centrales recurren a este sistema?
  • ¿Cómo se refleja en la economía? El QE del BCE

¿Qué es el Quantitative Easing o flexibilización cuantitativa?

Antes de entrar a fondo en la definición de Quantitative Easing analicemos algunas cuestiones básicas relacionadas con el funcionamiento de las economías. Para que una economía crezca es necesario:

  • Aumentar su capacidad de producción
  • Mejorar su base tecnológica
  • Que el dinero circule con fluidez

Bien, el objetivo de la flexibilización cuantitativa es -simplificando- ayudar a que el dinero circule en un contexto de desaceleración. Se trata de un programa que ofrece facilidades para recortar deuda con la intención de aumentar la capacidad de inversión, de consumo, etc.

El Quantitative Easing es una política monetaria agresiva por la que los bancos centrales compran importantes cantidades de activos compran importantes cantidades de activos financieros en un intento de estimular la economía mediante la 'inyección' de efectivo de manera directa.

Un banco central compra activos financieros, bonos gubernamentales y corporativos. Estas compras aumentan las reservas de los bancos que, a su vez, pueden dar más préstamos. De esta manera, se consiguen dos efectos al mismo tiempo: reducir las tasas de interés y aumentar la cantidad de dinero en el sistema. Los efectos colaterales son positivos ya que aumenta el consumo y se crea más empleo.

La flexibilización cuantitativa puede adoptar varias formas, dependiendo de los activos que compra el banco central, a quién se los compra y en qué cantidades lo hace.

Crisis económica

Gracias a las políticas de tipos de interés de los bancos centrales, las economías pueden crecer a gran velocidad en un corto periodo de tiempo y en proporciones inmensas. Sin embargo, debido a la naturaleza de su funcionamiento, tales economías requieren que la circulación de dinero se mantenga a lo largo del tiempo, algo que no es fácil.

¿Qué sucede cuando las personas o las empresas ya no se sienten seguras respecto a los préstamos de dinero? La circulación de capital se reduce: el gasto público disminuye, la demanda de bienes y servicios desciende, la expansión de los negocios se ralentiza, las empresas reducen su producción y despiden a parte de sus trabajadores intentando adaptarse a las nuevas condiciones del mercado.

Toda esta cadena desemboca en:

  • Aumento del desempleo
  • Reducción de los ingresos de los hogares
  • Menos consumo de las familias
  • Así sucesivamente en una espiral descendente.

¿Qué sucede cuando los bancos no se sienten lo suficientemente seguros como para prestar dinero a sus clientes, ya sean particulares o empresas? La respuesta es la misma de más arriba, la circulación de dinero se detiene.

En este contexto, si los particulares y las empresas dejan de pagar sus préstamos porque no pueden afrontarlos las entidades financieras pueden quebrar, como ocurrió con Lehman Brothers hace ya más de una década. Esta situación se agrava cuando los ciudadanos corren en masa a retirar su dinero del banco ante el temor a la falta de liquidez. Tal y como se ha demostrado a lo largo de los años, el comportamiento de los inversores es muy contagioso y son fáciles de asustar.

Antes de que llegue el momento de la retirada en masa del dinero de los bancos para guardarlo 'bajo la almohada', el banco central debe intervenir para evitar una recesión y volver a fomentar la oferta de dinero a través de los tipos de interés. De esta manera, se puede dar la vuelta a la situación. Si los bancos privados vuelven a sentirse seguros retomarán su política de préstamos a particulares y empresas y el capital volverá a circular.

Pero, ¿qué pasa cuando los tipos de interés ya están cerca del 0% y no se pueden bajar más? Aquí es donde entra en juego la flexibilización cuantitativa o Quantitative Easing, el QE.

Quantitative Easing

Flexibilización cuantitativa - Origen

La flexibilización cuantitativa es un concepto relativamente moderno que fue utilizado por primera vez por un economista alemán asentado en Japón en la década de los 90. El profesor Richard Werner comprendió que la mayor cantidad de dinero en la economía no procede del banco central sino de los bancos privados que aplican el multiplicador del dinero (tasa de interés) al hacer sus préstamos. A partir de ahí defendió la idea de que el banco central no tenía que comprar tanta deuda pública sino adquirir de manera agresiva los activos a largo plazo de los bancos privados.

En el año 2001, el Banco de Japón adoptó una nueva política monetaria agresiva a la que denominó Quantitative Easing pero que siguió el camino contrario al que había sugerido Werner ya que consistió en una compra masiva de deuda pública. Este modelo se demostró inútil ya que no sirvió para poner fin a un periodo deflacionario de más de una década y, posiblemente, solo condujo a un segundo periodo deflacionario mayor.

En el año 2009 el Banco de Inglaterra introdujo su propia versión de la flexibilización cuantitativa recortando al mismo tiempo las tasas de interés para potenciar el efecto. Sin embargo, de nuevo este intento fracasó. Lo que hizo Reino Unido fue bombear directamente dinero en la economía a través de la banca privada, como sugirió Werner, pero esto no estimuló los préstamos sino solo el comercio financiero y la libra sin dejar nada para la economía británica, que es para lo que estaba destinado.

Para el año 2014, el Banco de Inglaterra había impreso unos 410 billones de libras y aunque la economía británica mostró signos de recuperación, la inflación cayó muy por debajo del nivel del 2 % proyectado marcando un mínimo del 0,0 % amenazando con deflación. Siendo esto justamente lo contrario de lo que se pretendía.

A finales de 2008, la Reserva Federal de EEUU comenzó su archiconocido plan de Quantitative Easing, siendo hasta ahora y con mucha diferencia, el programa de flexibilización cuantitativa más ambicioso. Básicamente, su idea era comprar la mayor cantidad de activos financieros posibles en todo el mundo. Comenzó por los baratos y por los numerosos préstamos hipotecarios que saturaron el mercado porque nadie los quería. Entre estos préstamos figuraban las llamadas hipotecas subprime que provocaron el estallido de la crisis financiera mundial en 2008.

Quantitative Easing Flexibilización cuantitativa

Fuente: Federal Reserve Bank of St. Louis. La imagen muestra la evolución histórica de los 'Federal funds rate' -tasa de interés que los bancos se cobran entre sí cuando se prestan dinero-

El resultado de este plan fue una inyección de unos 3.7 trillones de dólares estadounidenses adicionales en la economía de EEUU que se dispersaron por toda la economía mundial en los siguientes cinco años.

Muchos economistas consideran que hasta el momento este ha sido el único plan QE que ha tenido éxito, aunque haya sido criticado constantemente y de manera sistemática por fuentes económicas no gubernamentales. No obstante, hablando en términos hospitalarios, se puede decir que este plan permitió que la economía estadounidense pasara de cuidados intensivos a una unidad de recuperación.

Más recientemente, en 2018, la Fed inició una política de subidas graduales de tipos de interés para luego volver a aprobar bajadas desde principios de 2019, entre otras razones, por las presiones de Donald Trump, a quien le interesa un dólar más barato para favorecer las exportaciones en plena guerra comercial.

En el año 2015, la zona euro se embarcó en un programa de Quantitative Easing propio, en un intento de inflar la economía de la UE. La política de flexibilización cuantitativa por parte del BCE comenzó con un 'modesto' trillón de dólares -modesto en comparación con el tamaño de su economía-.

La idea del Banco Central Europeo fue bastante similar a la de la Reserva Federal de EEUU, ya que el QE implicó la compra de activos financieros, incluyendo la deuda pública de los estados miembros de la Zona Euro, así como los activos de las agencias e instituciones. Este plan estableció como objetivo de inflación una tasa del 2 % anual, el mismo que el resto de países que aplicaron el QE.

Cuenta real Forex



Flexibilización cuantitativa - Críticas

El Quantitative Easing no está exento de críticas. Por un lado, algunos sostienen que la inversión improductiva es por naturaleza en última instancia deflacionaria. Es por eso que consideran que "verter dinero en efectivo" en los bancos privados no es efectivo ya que estos lo utilizan en los mercados financieros y no lo destinan a ampliar los créditos a la población, siendo por tanto una maniobra fallida.

Por otra parte, otra corriente de expertos financieros destaca que las políticas monetarias agresivas como la flexibilización cuantitativa sacan a las economías de sus ciclos económicos al suavizar la recesión, por lo que los bancos centrales también suavizan el boom económico post-recesión.

El Banco de Pagos Internacionales (el banco central de los bancos centrales), pese a que se mantiene imparcial y observa a los bancos centrales nacionales, sí ha advertido que el mundo se ha vuelto demasiado dependiente de los estímulos económicos. Alemania afirmó que la flexibilización cuantitativa 'ayudaba' a que ciertas economías realizaran sus reformas financieras, como por ejemplo, Italia.

Quantitative Easing - Impacto en Forex

Básicamente, se producen dos reacciones clave en el mercado Forex tras la aplicación de estas políticas de estímulo:

  • El pico o spike instantáneo cuando se conoce la noticia.
  • El ajuste eventual del precio que comienza realmente a influir en el mercado tras la aplicación de esta medida.

Entonces, ¿qué sucede cuando se anuncia el QE? ¿Qué sucede cuando se aplica al mercado? En teoría, la respuesta en ambos casos sería provocar debilidad en una divisa ya que con esta política añadimos más moneda en circulación.

Sin embargo, lo cierto es que el anuncio del QE por parte del BCE hizo que el EURUSD cayera 500 pips en los dos días siguientes, pero a partir de ese momento la caída se detuvo, como podemos ver en el siguiente gráfico:

Quantitative Easing

Fuente: MetaTrader 5. D1 EUR/USD 22 enero 2015. Gráfico elaborado en septiembre de 2019.

Por su parte, el Reino Unido anunció la flexibilización cuantitativa en marzo de 2009. El GBPUSD cayó 600 puntos en dos semanas, pero se recuperó en los cuatro meses siguientes permaneciendo en rango en el resto del año.

Quantitative Easing

Fuente: MetaTrader 5. W1 GBP/USD marzo 2009. Gráfico elaborado en septiembre de 2019.

EEUU anunció la primera ronda de Quantitative Easing en diciembre de 2008 y en la siguiente semana el EURUSD ganó 2.000 pips para finalmente volver a su nivel original en el próximo mes creciendo de manera sostenida durante medio año para entrar en rango.

Quantitative Easing

Fuente: MetaTrader 5. D1 EUR/USD Diciembre de 2008. Gráfico elaborado en septiembre de 2019.

El dólar fue perdiendo valor durante todo este trayecto hasta 2011 y se ha estado apreciando poco a poco desde entonces. Por su parte, Japón comenzó una nueva ronda de flexibilización cuantitativa en abril de 2013, causando que la divisa del país del sol naciente se depreciase 900 pips contra el dólar de EEUU.

Sin embargo, el tipo de cambio entre estos pares de divisas se estabilizó para el siguiente año y medio. En resumen, la primera reacción es hundir la moneda inflada pero con el tiempo se aprecia a pesar de la lógica teórica. Hasta ahora, estadísticamente hablando, el Quantitative Easing ha resultado ser deflacionario por naturaleza para el mercado Forex.

Quantitative Easing - Crecimiento económico

Básicamente, hay dos tipos de economías:

  • Las economías en desarrollo
  • Las economías desarrolladas

En cualquiera de los dos casos, tienen que estar creciendo a un ritmo más o menos constante. Si una economía deja de crecer o incluso si su tasa de crecimiento se desacelera se entra en una zona de estancamiento o incluso de recesión. Esto es muy importante por lo que merece la pena volver a repetirlo:

"A menos que la economía crezca a un ritmo constante o creciente, entraremos en recesión"

La principal diferencia entre las economías en desarrollo y las desarrolladas se encuentra en el ritmo de crecimiento. Las economías desarrolladas, como EEUU, Reino Unido, Japón, Alemania, consideran un aumento del 2 % del PIB anual como un crecimiento aceptable.

En cambio, las economías en desarrollo como las de los países BRIC (Brasil, Rusia, India, China) se considera que está en buena forma cuando crecen alrededor del 6-8 % del PIB de forma anual.

Vamos a realizar un sencillo ejercicio para poder entender fácilmente en qué consiste el QE:

Imagina que formas parte de un gobierno de un país prometedor. ¿Qué necesitas? Dos cosas:

  • Aumentar la producción

Un país necesita producir más para satisfacer la creciente demanda de la población. Esto se puede lograr de dos maneras diferentes:

- Aumentando la cantidad de trabajadores

- Incrementando su eficiencia

Por ejemplo, un solo campesino trabaja su tierra con un arado. Bien por él, pero la economía podría hacerlo mucho mejor. Como miembro del gobierno puedes invertir parte del presupuesto gubernamental y hacer crecer la agricultura un centenar de veces pero, ¿cómo? Empleando otros 99 hombres con sus arados o bien utilizando una máquina excavadora que haga el trabajo de esos 100 hombres con sus arados.

Es importante resaltar que tendrás que formar a los trabajadores para que aprendan a utilizar la máquina excavadora.

En este sentido, hay un par de cosas a tener en cuenta:

  1. La producción en tu pequeña economía en crecimiento ha aumentado pero para que continúe avanzando a una velocidad constante, es necesario seguir añadiendo maquinaria o sumando hombres con arados a un ritmo cada vez mayor.
  2. Añadir trabajadores suele ser la principal opción en las economías en desarrollo ya que tienen un gran número de personas de mano de obra poco cualificadas, esto sucede en países como la India o China, por ejemplo.

En cambio, en las economías desarrolladas como EEUU o Alemania, que se caracterizan por las bajas tasas de crecimiento poblacional, y por sus altos niveles educativos y tecnológicos, prefieren facilitar maquinaria. Como podrás comprobar, el desarrollo de una economía madura en un país ya desarrollado pasa por un constante avance tecnológico siendo esta su única oportunidad de aumentar la producción a una velocidad deseada. También vamos a tener en cuenta que la tierra agrícola en un país desarrollado es un recurso limitado como también lo es su rendimiento agrícola. Por tanto, para apoyar el crecimiento de su poder de producción necesitarán nuevos avances tecnológicos, maquinaria, fertilizantes, plantas modificadas genéticamente, etc.

  • Desarrollar un sistema financiero

La economía va creciendo y crece la necesidad de dinero porque, sea como sea la manera en la que apoyamos el crecimiento, se requiere dinero para empezar a trabajar y mejorar nuestro rendimiento.

Esto significa que la financiación de nuestra economía debe crecer a un ritmo cada vez mayor. Ahora nos enfrentamos a un problema: ¿de dónde sacamos el dinero que necesitamos para que nuestra economía crezca a un ritmo mayor? Puedes crear un sistema bancario con un gran banco central nacional al frente de una red formada por bancos más pequeños de propiedad privada. Una vez creado el sistema bancario, coge un papel, inserta una marca de agua y escribe:

De esta manera, se crea dinero y deuda de manera simultánea, pudiendo hacerlo una y otra vez. Ahora, olvidémonos de la deuda por un momento y centrémonos en la financiación de tu crecimiento económico con el dinero recién creado.Felicidades, acabas de crear un bono del gobierno (= una unidad de deuda nacional). El siguiente paso es organizar una subasta a la que invitaremos a los bancos para que compren nuestros bonos. Los bancos pueden comprar esa deuda y sostenerla hasta que hayas pagado todo o bien pueden ir al banco central e intercambiar el bono por dinero real.

¡La trampa de la creación de dinero!

Cuidado: cuanto más dinero se crea, más dinero hay en circulación y por tanto, menos valor tiene, es el principio de la oferta y la demanda. El proceso de aumentar la oferta de dinero en tu economía es lo que se llama inflación.

Entonces, si quieres que la economía siga creciendo, nuestro banco central debe seguir imprimiendo dinero pero a un ritmo ni demasiado rápido ni demasiado lento. Generalmente las diferentes economías intentan mantener la inflación en un nivel óptimo para su crecimiento. Por lo general, este nivel se encuentra entre el 2 % y el 5 % anual. Se considera deflación cuando se sitúa por debajo del objetivo del 2 %, lo cual es peligroso porque puede ralentizar el crecimiento económico y desembocar en una crisis.

*IAPC: Índice Armonizado de Precios de Consumo

Este es un punto importante a tener en cuenta ya que si no hay suficiente dinero en circulación para que los ciudadanos puedan pagar por los productos que la economía produce, las empresas se verán obligadas a hacer ajustes, la producción disminuirá y en un abrir y cerrar de ojos el 30 % de la población puede estar en paro. Tan solo porque la oferta monetaria ha disminuido aunque sea en un pequeño porcentaje.

Tal y como acabamos de ver, una baja inflación es mala pero ¿qué pasa cuando la inflación es demasiado elevada? Cualquier inflación por encima del 7 % al 10 % se denomina hiperinflación y esta también es muy peligrosa porque nos anuncia otro tipo de crisis. Es la que se genera al crear dinero demasiado rápido: llegará un momento en el que tendrás mucho efectivo pero no podrás comprar demasiadas cosas porque los precios aumentarán al tiempo que ese dinero pierde valor. La hiperinflación en la República de Weimar en 1921 hizo tan inútil el papel emitido por el Bundesbank que los alemanes terminaron quemando billetes en sus estufas para pasar el duro invierno.

Una vez que hayas calculado una tasa de inflación óptima para tu economía tendrás que establecer un objetivo para tu banco central. Es decir, que si queremos una inflación anual del 3 %, el banco central tendrá que encontrar el equilibrio para lograrlo. Para ello, puede recurrir a varios mecanismos:

  • Prestar dinero al gobierno para que éste lo gaste en infraestructuras, por ejemplo, en construir carreteras.
  • Prestar dinero a los bancos comerciales para que se lo presten a los clientes, ya sean particulares o empresas, para que el dinero circule a través de ellos.

La segunda opción es más difícil de controlar porque los bancos privados tienen sus propios intereses económicos y si no pueden obtener beneficio de esta operación no acudirán al banco central a pedir préstamos. De la misma manera, si los bancos no encuentran clientes a los que prestar dinero y negocios rentables, tampoco les compensará la operación lo que supone un freno a la circulación de dinero.

Ante este dilema, ¿qué puede hacer tu banco central para que las entidades financieras acudan a él a pedir dinero prestado? La respuesta es sencilla: modificando los tipos de interés. Bajar los tipos de interés supone préstamos más baratos para los bancos y, por tanto, mayor margen para poder obtener beneficios cuando ellos se lo prestan a sus clientes.

Tipos de interés bajos = Más préstamos = Mayor inflación
Tipos de interés altos = Menos préstamos = Menor inflación

De ahí que los bancos privados sean un actor clave en la oferta de dinero en la economía. Si el banco central puede agregar dinero a la economía, los bancos privados pueden multiplicar el dinero en circulación a través de un sistema que se denomina 'banca de reserva fraccionaria' que consiste en que los bancos mantienen tan solo una fracción de los fondos de sus clientes.

Pongamos un ejemplo para poder verlo más claro:

  1. José se dirige al banco y abre una cuenta con un depósito inicial de 100€. Gracias al sistema de reserva fraccionaria, el banco puede ahora prestar 90€ del dinero ingresado por José ya que tan solo debe mantener el 10 % en la reserva.
  2. Jaime quiere obtener un préstamo de 90€ para pagar una apuesta que perdió con Sergio. El banco se lo presta con el dinero ingresado por José.
  3. Sergio cobra la deuda de su amigo y decide guardar ese dinero en su cuenta bancaria, por lo que realiza un depósito de 90€. El banco dispone ahora del 90 % de ese dinero, es decir, 81€ para prestarlo al siguiente cliente que necesite un préstamo, por ejemplo Marcos.

Desde el punto de vista de la entidad, en sus apuntes contables consta:

  • José con 100€ en su cuenta
  • Sergio con 90€ en su cuenta
  • Marcos con 81€ en el bolsillo

En total, 271€, pero realmente el banco tan solo cuenta con 100€ reales. Así es cómo el dinero es multiplicado por los bancos privados a través de los préstamos.

Quantitative Easing - Sistema bancario

Pese a que el sistema bancario puede influir en la oferta de dinero, solo la mejora de las condiciones económicas pueden aumentar la demanda del mismo. En nuestro ejemplo anterior, Jaime tiene que querer ir al banco a pedir el préstamo y el banco, a su vez, tiene que querer pedir prestado el dinero del banco central.

Sin embargo, los individuos, las empresas y los bancos solo pedirán dinero prestado si saben que podrán devolverlo. Por tanto, solo a través de la creación de un entorno económico seguro y estable podrá el gobierno influir en la demanda de dinero. Una caída de la demanda significa menos dinero en circulación de lo que requiere una creciente economía.

El final de la flexibilización cuantitativa

A finales de 2018, el Banco Central Europeo decidió poner fin al respaldo monetario a las entidades financieras de la zona del euro. Paralelamente, mantuvo su política sobre tipos de interés bajos. La cuestión es si fue el momento oportuno. La economía está mostrando signos de desaceleración, con factores que lo agravan como la guerra comercial entre EEUU y China, el Brexit, etc. Precisamente, este contexto es lo que ha llevado al BCE a plantearse nuevas políticas de estímulo y nuevas bajadas de tipos.

Quantitative Easing - Conclusión

Los efectos de la flexibilización cuantitativa en las economías se siguen analizando en la actualidad sin que se haya llegado a una conclusión definitiva y consensuada ya que, como hemos visto, la reacción ha sido diferente en cada caso.

En la mayoría de los países donde se ha intentado poner en práctica cualquier tipo de QE sí ha tenido efectos sobre la inflación, con una caída que a veces ha llegado a la deflación. Las economías maduras han podido recuperar sus colapsadas industrias pero el dinero creado ha traspasado las fronteras, creando burbujas económicas de gran tamaño en países en desarrollo.

Si quieres profundizar en este y otros temas, pìncha en el banner y consulta nuestros webinarios gratuitos:

Webinarios gratuitos

Otros artículos que te pueden interesar

Sobre Admiral Markets

Somos un bróker con presencia global y regulado por las máximas autoridades financieras. Brindamos acceso a las plataformas más innovadoras de Trading. Operamos con CFDs, acciones y ETFs.

¡Buen Trading!

Admiral Markets

Este material no contiene y no debe interpretarse como que contiene consejos de inversión, recomendaciones de inversión, una oferta o solicitud para cualquier transacción en instrumentos financieros. Tenga en cuenta que dicho análisis comercial no es un indicador confiable para ningún desempeño actual o futuro, ya que las circunstancias pueden cambiar con el tiempo. Antes de tomar cualquier decisión de inversión, debe buscar el asesoramiento de asesores financieros independientes para asegurarse de que comprende los riesgos.


Advertencia de riesgo

Los CFDs son instrumentos complejos y tienen un alto riesgo de perder dinero rápidamente debido al apalancamiento. 77% de inversores minoristas pierden dinero cuando operan con CFDs con este proveedor. Debe considerar si entiende cómo funcionan los CFDs y si puede permitirse tomar este alto riesgo de perder su dinero.