La larga historia del Quantitative Easing o “flexibilización cuantitativa”

Introducción

En general, el mundo de las finanzas y de la economía puede parecer un tanto extraño y complicado para aquellas personas sin una preparación específica. La terminología confusa y la lógica un tanto dudosa de las diferentes teorías económicas hacen que sea fácil perderse en las explicaciones de las cosas más simples. El concepto de Quantitative Easing es uno de esos conceptos que generan dudas, pero no se preocupe, a continuación encontrará todo lo que necesita saber para comprenderlo. Preguntas como ¿qué es la flexibilización cuantitativa?, ¿que lo hace?, ¿por qué lo hacen? y, sobre todo, cómo se refleja en sus bolsillos y en los gráficos.

Pero primero, un pequeño aviso legal. Es importante entender que la ciencia económica es un mundo de modelos teóricos. Sólo hay datos empíricos, recibidos de la observación de los hechos reales, en lugar de experimentos controlados, al igual que en la astrofísica. Lo que los economistas hacen con los datos es crear modelos económicos que explican los datos, con la esperanza de que esos modelos puedan usarse para predecir el futuro.

Conforme llegan nuevos datos surgen las teorías más nuevas y recientes. Las declaraciones escritas a continuación no son normas de la economía, sino que son modelos que describen la economía en la medida de sus posibilidades con los datos que están disponibles hasta ahora.

Crecer rápido o crecer lento, pero seguir creciendo

Básicamente, hay dos tipos de economías: las economías en desarrollo y las economías desarrolladas. Ambos tipos tienen que estar creciendo a un ritmo más o menos constante. Si una economía deja de crecer o incluso si su tasa de crecimiento se desacelera, se entra en una zona de estancamiento o incluso de recesión.

Esto es muy importante, por lo que merece la pena volver a repetirlo. A menos que la economía esté creciendo a un ritmo constante o creciente estamos en recesión.

La principal diferencia entre las economías en desarrollo y las desarrolladas realmente es en el ritmo de crecimiento. Las economías desarrolladas, como los EE.UU., el Reino Unido, Japón, Alemania consideran un aumento del 2% del PIB anual como un crecimiento aceptable. En cambio, las economías en desarrollo como la de los países BRIC (Brasil, Rusia, India y China), se consideran bien cuando crecen alrededor del 6-8% del PIB de forma anual.

Ahora, imagina que forma parte del gobierno de un país prometedor. La tarea es hacer que su economía crezca a una tasa estable. ¿Qué se necesita? Tres cosas, de verdad.

Punto número uno - un aumento en la producción de energía. Su país necesita producir más, para satisfacer la creciente demanda de la población. Esto se puede lograr de dos maneras diferentes: a través de un aumento en la cantidad de trabajadores o un aumento de su eficiencia.

Por ejemplo, usted tiene un solo campesino que trabaja su tierra con un arado. Bien por él, pero su economía podría hacerlo mucho mejor. Usted, como miembro del gobierno, puede gastar parte del presupuesto gubernamental y hacer crecer la industria de la agricultura en su economía un centenar de veces, ya sea mediante el empleo de otros 99 hombres con arados, o mediante el suministro de una máquina excavadora que va a hacer todo el trabajo. Naturalmente, usted tiene que entrenar a ese trabajador para ejecutar esa nueva excavadora y esto es una observación importante que hay que remarcar.

Un par de cosas a tener en cuenta aquí

Uno, la producción en su pequeña economía en crecimiento ha aumentado, pero para que continúe aumentando a una velocidad constante, es necesario seguir añadiendo maquinaria, o a hombres con arados a un ritmo cada vez mayor. Dos, añadir hombres suele ser la principal opción en las economías en desarrollo. ya que tienen un gran número de personas de mano de obra poco cualificadas, ahora y en un futuro a corto corto-medio plazo, esto sucede en países como la India o China, por ejemplo. En cambio en las economías desarrolladas, como los EE.UU. o Alemania, debido a las características bajas tasas de crecimiento poblacional y a los altos niveles de educación y tecnológica, prefieren dar excavadoras. Como podrá comprobar, el desarrollo de una economía madura en un país ya desarrollado, pasa por un constante avance tecnológico, siendo esta su única oportunidad de aumentar la producción de la producción con la velocidad deseada. También vamos a tener en cuenta que la tierra agrícola en un país desarrollado es un recurso limitado como es su rendimiento agrícola. Por lo tanto, para apoyar el crecimiento de su poder de producción necesitarán nuevos avances tecnológicos, maquinaria, fertilizantes, plantas modificadas genéticamente, etc...

Punto número de 2- Desarrollo de un sistema financiero.

Como ve, su economía va creciendo y crece la necesidad de dinero, porque como habrá llegado a darse cuenta, que tanto hombres con arados, como los hombres en excavadoras requieren dinero para empezar a trabajar y seguir trabajando. Esto significa que la financiación de su creciente economía debe crecer a un ritmo cada vez también mayor.

Ahora, se enfrenta con un problema: ¿de dónde sacas todo el dinero para financiar tu creciente economía a este ritmo cada vez mayor tal y como se requiere? Sencillo. Crea un sistema bancario con un banco un gran central nacional en medio de la red bancaria y un grupo de bancos más pequeños de propiedad privada en la periferia. Ahora que posee un banco central, se puede permitir el lujo de imprimir tanto dinero como usted pueda desear, pero no directamente. Sino que lo consigue a través de una red de bancos de propiedad privada. Así es como funciona.

Coge un pedazo de papel y escribe “Te debo dinero" y pon una marca de agua en él. Acaba de crear un bono del gobierno, es decir una unidad de la deuda nacional. Entonces a continuación lo que debe hacer es organizar una subasta donde invita a los bancos más pequeños a comprar sus pagarés. Los bancos van y compran, porque, al ser el gobierno es un deudor de confianza, eso sin mencionar que además promete pagar generosamente a los bancos por comprar su deuda. Ahora, los bancos privados pueden sostener su deuda, hasta que haya pagado todo, o puedan ir al banco central y el intercambiar su pagaré, su deuda, por el dinero real. Esta es la forma de obtener el dinero, mientras que el Banco Central obtiene una nota de usted (el Estado) que dice que les debe. La parte más divertida acerca de eso es que se puede deber tanto como quiera. De esta manera se crea simultáneamente dinero y deuda en su economía, y esto puede hacerlo una y otra vez. Olvidémonos de la deuda por un minuto y se concentran en la financiación de su crecimiento económico con el dinero recién creado.

Rápidamente te darás cuenta y descubrirás que hay una trampa en la creación de dinero.

Cuanto más dinero se crea más dinero existe, por lo que por lo tanto menos valor tiene. Este es el principio de la oferta y de la demanda. El proceso de aumentar la oferta de dinero en su economía se llama inflación. Entonces, si quiere que su economía siga creciendo, su banco central debe mantener la impresión de dinero, pero este debe seguir un ritmo ni demasiado rápido ni demasiado lento.

Generalmente las diferentes economías intentan mantener la inflación en un nivel óptimo para su crecimiento. Por lo general, este nivel se encuentra entre el 2% y el 5% anual. Todo por debajo del 2% se considera deflación y esto es peligroso, ya que podría ralentizar su crecimiento económico, de manera que esto sea suficiente para tener en su plato una jugosa crisis económica.

Esto es un punto muy importante, ya que si no hay suficiente dinero en circulación para que su gente pueda pagar por los productos que su economía produce, las empresas se verán obligadas a hacer ajustes, por lo que la producción disminuye y en abrir y cerrar de ojos y antes de que se de cuenta, el 30% de la población de su país está en el paro y muertos de hambre, sólo y simplemente porque ha disminuido la oferta monetaria en sólo un pequeños porcentaje.

Tal y como acabamos de ver, la baja inflación es mala. Pero..¿qué hay de la alta inflación? Bueno, cualquier inflación por encima del 7%-10% se denomina hiperinflación y esta también es muy peligrosa, ya que nos invita a entrar en otro tipo de crisis. En esta nueva crisis que se genera al crear dinero demasiado rápido, este se va a comer su propio valor y llegará el momento que aunque tengas más dinero en efectivo, con este podrás comprar menos cosas. La hiperinflación en la República de Weimar, hoy en día Alemania, en 1921 hizo tan inútil el papel emitido por el Bundesbank y tan abundante que los alemanes los quemaron en sus estufas de combustible en el duro invierno alemán.

Una vez que hayas calculado una tasa de inflación óptima para tu economía, deberás establecer un objetivo para tu banco central. Por ejemplo, imaginamos que decidimos que la mejor inflación anual es del 3%. Como sabemos, el banco central tiene algunas maneras de agregar dinero a la economía y ponerlo en circulación, ambos son indirectos. En primer lugar, se puede prestar dinero al gobierno, y luego el gobierno puede introducir este dinero a la economía mediante el gasto en la construcción, por ejemplo de carreteras. Esto se conoce como gasto presupuestario y los gobiernos lo hacen mucho. En segundo lugar, el banco central puede prestar dinero a los bancos más pequeños, que luego prestan de nuevo a las personas o empresas, por lo tanto de esta manera, se consigue que el dinero circule a través de la economía. La segunda opción es un proceso algo más complicado, ya que los bancos privados tienen sus propios intereses económicos en mente y si no tienen la posibilidad de pedir prestado dinero al banco central a un tipo de interés financieramente lucrativo para ellos, es evidente que no pedirán prestado. Del mismo modo, si los bancos no encuentran gente para prestar dinero y negocios rentables, tampoco van a meterse en el negocio. Esta es una de las principales formas en que el dinero puede desaparecer de la circulación.

Webinars de Forex

Entonces, ¿cómo puede tu banco central tentar a los bancos privados a pedir prestado dinero de él?, la respuesta es sencilla, cambiando los tipos de interés. Bajar los tipos de interés significan pagos más bajos de un banco privado al banco central para pedir dinero prestado y viceversa. Así, en pocas palabras, a tipos de interés bajos -> más préstamos -> una mayor inflación. En cambio, por el otro lado, a mayores tasas de interés -> menos endeudamiento -> menor inflación.

Una cosa a tener en cuenta aquí con respecto a los bancos privados es que estos son actores clave en la oferta de dinero en la economía. Si el banco central puede agregar dinero a la economía, los bancos privados pueden multiplicar el dinero que ya existe en circulación a través de un sistema llamado “Banca de reserva fraccional". Esto significa exactamente lo que suena. Un banco puede prestar tanto como quiera, manteniendo sólo una fracción de los fondos como garantía.

Por ejemplo, José se dirige al banco y abre una cuenta con un depósito inicial de 100€. Gracias al sistema bancario de reserva fraccionaria, ahora el banco puede prestar 90€ del dinero ingresado por José al abrir su modesta cuenta, ya que sólo ha de mantener el 10% en la reserva. Por otro lado, Jaime está más está interesado en obtener un préstamo, de obtener 90€ para pagar una apuesta que perdió a Sergio. Sergio, feliz tras haber cobrado por fín la deuda de su moroso amigo, decide guardar este dinero en su cuenta bancaria, por lo que realiza un depósito de 90€. Ahora el banco de Sergio dispone del 90% de ese dinero, es decir 81€, para prestarlo a la siguiente persona que necesite un préstamo, por ejemplo a Marcos, etcétera.

Así, según los apuntes contables de la sucursal, tenemos a José con un 100€ en su cuenta, a Sergio con 90€ en su cuenta y a Marcos con 81€ en el bolsillo, haciendo esto un total de 271€ en nuestro pequeño ejemplo economía. Pero, en realidad en principio, sólo hay 100€. Así es como el dinero es multiplicado por los bancos privados, prestándolo.

Una última cosa sobre el sistema bancario

Es importante darse cuenta de que a pesar de que el sistema bancario puede influir en la oferta de dinero, se puede influir de manera indirecta en la demanda del mismo. En nuestro ejemplo anterior, Jaime tiene que querer llegar a un banco para pedir un préstamo y el banco, a su vez, tiene que querer pedir prestado el dinero del banco central. Sin embargo, los individuos, las empresas y los bancos sólo piden prestado y prestan dinero cuando se sienten lo suficientemente seguros como para poder devolverlo. Así que, básicamente, es sólo a través de la creación de un entorno económico seguro y estable que acoge el crecimiento y el desarrollo, que el gobierno pueda influir en la demanda de dinero. Una caída en esta demanda significa menos dinero en circulación de lo que requiere tu creciente economía, entonces nos encontramos con una crisis financiera.

Stop, hammertime

Esto es lo mínimo que necesitas saber de economía y finanzas para entender la flexibilización cuantitativa (QE), por lo que permíteme recapitular brevemente a continuación lo que hemos aprendido hasta el momento.

Las economías necesitan crecer constantemente. La alternativa al crecimiento no es la estabilidad, sino la recesión. Para hacer crecer la economía es necesario aumentar su capacidad de producción, su base tecnológica y lo más importante, la cantidad de dinero en circulación.

Para asegurar que la economía recibe la inversión que requiere, pero sin introducir demasiado dinero en circulación, un banco central puede adoptar diferentes políticas monetarias. Una de las herramientas más populares y eficaces en la regulación de la oferta de dinero es aumentando o disminuyendo las tipos de interés.

Además, tal y como hemos visto anteriormente, los bancos privados pueden multiplicar el dinero en circulación mediante el préstamo, con lo que pueden prestar hasta cerca de 10 veces más de lo que en realidad tienen, gracias al sistema de reserva fraccionaria.

Finalmente, el gobierno, con la ayuda del banco central, puede influir más o menos directamente en la oferta de dinero de su economía, pero no puede influir en la demanda de la misma.

¿Cómo detectar una crisis financiera y cómo luchar contra ella?

Gracias a los sistemas de tipos de los bancos centrales, las economías pueden crecer a gran velocidad, en un corto período de tiempo y en proporciones inmensas. Sin embargo, debido a la naturaleza de su funcionamiento, tales economías requieren que se esté introduciendo más dinero constantemente.

Entonces, ¿qué sucede cuando las personas o las empresas ya no se sienten seguros prestando dinero? La multiplicación del dinero se detiene. El gasto público disminuye, la demanda de bienes y servicios descienden. La expansión del negocio se ralentiza. Poco después la demanda y la oferta disminuye, por lo que las empresas comienzan a reducir la producción y a despedir personal, para adaptarse a las nuevas condiciones del mercado. Con todos estos datos macro, el desempleo crece, reduciendo aún más los ingresos de los hogares y disminuyendo así aún más el consumo y así sucesivamente en una espiral descendente.

¿Qué sucede cuando los bancos privados no se sienten lo suficientemente seguros como prestar dinero a las personas o a los empresarios? La respuesta es la misma, la multiplicación del dinero se detiene.

Si muchas personas o empresas demasiado grandes son deudores y estos van a la quiebra (como Lehman Brothers Holdings Inc.) y muchos ciudadanos vuelven a su banco para retirar su dinero y de repente se dan cuenta de que se está agotando la liquidez, por lo que reducen su posición en riesgo mediante la reducción de los préstamos. Tal y como se ha demostrado en los últimos años, el comportamiento de los inversores es muy contagioso y estos son fáciles de asustar. Así que comienza una reacción en cadena, que finaliza con todo el mundo con su dinero debajo de la almohada, esperando días mejores. Una vez más, el gasto público disminuye y el bajo desarrollo de los negocios ralentiza la economía, entrando en una grave espiral descendente llamada recesión.

En este punto, o mejor aún, antes de este punto, el banco central tiene que tomar nota y apretar el cinturón de los bancos privados y aumentar la oferta de dinero a través de bajos tipos de interés. ¿Esto suena bastante lógico verdad?. Si los bancos privados tienen el dinero suficiente para sentirse seguros reiniciaran su política de préstamos a particulares y empresas, por lo que la multiplicación del dinero se reanudará, proporcionando a la economía el empuje necesario para seguir adelante.

¿Pero qué sucede, cuando las tasas de interés están cerca del 0% y no se puede bajar más? Aquí es donde entra en juego la flexibilización cuantitativa o en su término en inglés quantitative easing.

Cuenta Demo

QE

En una amplia definición el quantitative easing es una política monetaria agresiva que implica que un banco central compre importantes cantidades de activos financieros en un intento de estimular la economía mediante la adición de dinero en efectivo directamente a ella. Es como una inyección de dinero puro directamente en la vena económica.

En teoría, se espera que la flexibilización cuantitativa logre dos cosas: un aumento de la masa monetaria en circulación y un aumento en el valor de los activos financieros que se mantienen en el mercado. Ambos conducen a un ambiente que estimula el préstamo bancario extendido a las personas y las empresas.

El quantitative easing tiene muchas formas, variando principalmente en que activos debe comprar un banco central, de quien y en qué cantidades.

La flexibilización original y los intentos de ejecución consiguientes

La flexibilización cuantitativa es un concepto relativamente joven propuesto por el economista japonés de ascendencia alemana e inspirado por la creciente burbuja inmobiliaria en Japón en alrededor de los 90.

El profesor Richard Werner reconoció que la mayor cantidad de dinero en la economía no viene del banco central, sino de los bancos privados que aplican el multiplicador del dinero al hacer sus préstamos. Por lo tanto, él no argumentó tanto a favor de que el banco central compráse deuda pública, sino más bien a favor de que el banco central comprase de manera agresiva activos a largo plazo de ellos.

En el año 2001 el Banco de Japón aplicó una política monetaria agresiva, a la que llamaron quantitative easing, sin embargo esta no fue exactamente tal y como sugirió el profesor Werner, ya que el Banco de Japón hizo exactamente lo que Werner en contra advirtió, comprando enormes cantidades de deuda pública. Ahora sabemos que todos esos intentos para impulsar la tercera economía más grande del mundo para dirigirla fuera de un periodo deflacionario de más de una década fueron inútiles y, posiblemente, sólo condujeron a un segundo período deflacionario mayor.

En 2009 el Banco de Inglaterra introdujo su propia versión de la flexibilización cuantitativa, recortando al mismo tiempo las tasas de interés para potenciar el efecto. Pero podría decirse que un nuevo fracaso.

Gran Bretaña hizo más o menos lo que Werner sugirió en su teoría, bombear directamente el nuevo dinero en la economía a través de la banca privada, sólo que esta no estimuló los préstamos, sino que estimuló el comercio financiero y libra, hundiéndose en la inmensidad de los mercados financieros sin dejar nada para la economía británica, es decir, para lo que estaba destinado.

Para el año 2014 el Banco de Inglaterra había impreso unos $410 billones y aunque la economía británica está mostrando signos de recuperación, la inflación cayó muy por debajo del nivel del 2% proyectado marcando un mínimo del 0,0% amenazando la deflación. Siendo esto justamente lo contrario de lo que se pretendía.

A finales de 2008 la Reserva Federal de los Estados Unidos comenzó su tan conocido plan de quantitative easing, siendo hasta ahora, y con mucha diferencia, el programa de flexibilización cuantitativa más ambicioso.

Básicamente, su idea era comprar la mayor cantidad de activos financieros como sea posible en todo el mundo y en todas partes, empezando por los baratos y numerosos bonos hipotecarios que saturaron el mercado, simplemente porque nadie los quería. Estos precisamente eran los mismos bonos hipotecarios basura que provocaron la avalancha financiera de la crisis financiera mundial de 2008. El resultado de este plan fue una inyección de unos 3.7 trillones de dólares estadounidenses adicionales en la economía de Estados Unidos, dispersándose así en la economía mundial en los siguientes 5 años.

Muchos economistas consideran que hasta el momento este ha sido el único plan de QE que ha tenido éxito, aunque haya sido criticado constantemente y de manera sistemática de fuentes económicas no gubernamentales. No obstante, hablando en términos hospitalarios, se puede decir que la economía de Estados Unidos ha pasado de cuidados intensivos a una unidad de recuperación. Se espera que en septiembre de este año 2015 que la Fed inicie gradualmente las subidas de los tipos de interés, a pesar de la inflación haya estado cayendo en los EE.UU. como lo hizo en los casos anteriores.

Cuenta Real de Forex

Tanto en 2013 como en 2014, Japón decidió volver a reflotar su maltrecha economía con un nuevo plan de flexibilización cuantitativa, dejando claro a todo el mundo que esta vez estaban con una economía en serio peligro de muerte. Aunque su programa de inyección de dinero en la economía japonesa sigue siendo menor que en los EE.UU., proporcionalmente este es mucho más mayor. El Banco de Japón ha anunciado que a través de inyecciones mensuales comprará deuda pública por un total de alrededor de $650 mil millones. Desde entonces, no ha habido una mejora significativa en la economía de Japón, sólo más deflación.

Este 2015, la zona euro está embarcada en un programa de quantitative easing propio, en un intento de inflar la economía de la UE. La Política de flexibilización cuantitativa por parte del BCE comenzará con un “modesto" trillón de dólares. Cuando decimos modesto, nos referimos en comparación con el tamaño de su economía. El Banco Central Europeo anunció que están planeando bombear un tercio de lo que hicieron los EE.UU., pero este número puede crecer, si tal y como ocurrió en los EE.UU., la flexibilización cuantitativa demuestra tener al menos algún efecto positivo.

La idea del Banco Central Europeo es bastante similar a la de la Reserva Federal americana, ya que el QE implicará la compra de activos financieros, incluyendo la deuda pública de los Estados miembros de la Zona Euro, así como los activos de las agencias e instituciones. El objetivo es una tasa de inflación del 2% anual como lo fue con todos los países anteriormente mencionados.

Críticas al Quantitative easing

En primer lugar, los críticos dicen que la inversión improductiva es por naturaleza en última instancia deflacionaria. Es por esto que, "verter dinero en efectivo" en los bancos privados no es efectivo ya que estos lo utilizan en los mercados financieros y no en ampliar los créditos a la población, siendo por lo tanto una maniobra fallida. Del mismo modo, tampoco es del todo beneficioso o correcto inflar otras economías con su propia deuda pública, tal y como hicieron los EE.UU. con China, ya que esto no es ni bueno para China ni para los EE.UU., aunque de esto último ambos son igualmente culpables.

Por otra parte, otra corriente de expertos financieros destacan que las políticas monetarias agresivas como la flexibilización cuantitativa sacan a las economías de sus ciclos económicos al suavizar la recesión, por lo que los bancos centrales también suavizan el boom económico post-recesión.

El Banco de Pagos Internacionales (el banco central de los bancos centrales), se mantiene imparcial y observa a los bancos centrales nacionales, aunque comenta cuidadosamente que el mundo se ha vuelto demasiado dependiente de los estímulos económicos.

Impacto del Quantitative easing en el mercado de divisas

Básicamente, hay dos reacciones del mercado tras estas importantes noticias fundamentales: el pico o spike instantáneo cuando se conoce la noticia, y el ajuste eventual del precio que comienza realmente influir en el mercado tras la aplicación de esta medida. Entonces, ¿qué sucede cuando se anuncia el QE y que sucede cuando se aplica al mercado?

En teoría, la respuesta en ambos casos serían causar debilidad en una moneda, ya que con esta política añadimos más moneda a la circulación, aumentando la inflación subiendo la oferta y la reducción del precio. Sin embargo, ¿es esto lo que realmente sucede?

Tras el anuncio del QE por parte de la Unión Europea 22 de enero, el EURUSD cayó 500 pips en los dos días siguientes. Pero a partir de este momento, la caída se ha detenido y mientras tanto, los economistas debaten la probabilidad de alcanzar la paridad entre el par EURUSD.

Por su parte, el Reino Unido anunció la flexibilización cuantitativa en marzo de 2009. El GBPUSD cayó 600 puntos en dos semanas, pero se recuperó en los 4 meses siguientes en 3.300 puntos permaneciendo en rango en el resto del año.

Los Estados Unidos anunciaron la primera ronda de quantitative easing (QE) en diciembre de 2008 y en la siguiente semana el EURUSD ganó 2.000 pips, para finalmente volver a su nivel original en el próximo mes, creciendo de manera sostenida durante medio año para entrar en rango.En comparación con el oro, el dólar fue perdiendo valor todo durante todo este trayecto desde 2007 hasta 2011, y se ha estado apreciando poco a poco desde entonces.

Por su parte Japón comenzó un a nueva ronda de flexibilización cuantitativa en abril de 2013, causando que la divisa del país del sol naciente se depreciase 900 pips contra el dólar de EE.UU. sin embargo, el tipo de cambio entre estos pares de divisas se estabilizó para el siguiente año y medio.

En resumen, la primera reacción es hundir la moneda inflada, pero con el tiempo se aprecia a pesar de la lógica teórica. Hasta ahora y estadísticamente hablando, el quantitative easing ha resultado ser deflacionario por naturaleza para el mercado Forex.

En resumen

Los datos sobre los efectos de la flexibilización cuantitativa en todo el mundo se están analizando constantemente y los resultados de esta agresiva política de estimulación monetaria son cualquier cosa menos concluyentes, ya que como hemos visto, varias economías y con sus respectivas divisas reaccionaron de manera diferente a las técnicas de flexibilización cuantitativa adoptadas por sus bancos centrales y las conclusiones definitivas sobre este asunto aún tardarán años en llegar. En la mayoría de los países que se ha intentado poner en práctica cualquier tipo de QE, este ha dado lugar a una disminución de la inflación, llegando incluso a veces a la deflación. Billones de dólares fueron inyectados en la economía del mundo por varias naciones. Las economías maduras de hecho han recuperado sus colapsadas industrias, pero el dinero recién creado ha viajado a través de las fronteras, creando burbujas económicas de gran tamaño en las economías en desarrollo.

El mejor consejo sería mantener una estrecha vigilancia sobre los mercados.

Investigar más a fondo los efectos de las políticas monetarias agresivas sobre la economía, pero recuerda siempre que la economía podría estar mejorando a pesar de la divisa pierda su valor relativo y viceversa.